bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

ACUARELA: Décimas del Paisaje

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: José Antonio Gutiérrez Caballero (JOSÁN CABALLERO)
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 88
  • Tamaño: 216x279
  • Interior: Color
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN Libro en papel: 978-0-9827778-1-7
  • Descargas: 1
  • Vendidos: 3
Ver ficha técnica completa

LA DÉCIMA MARAVILLA

 

No puedo dejar de admirar a quien tiene la entereza de domeñar su lirismo y hacer que hable una fórmula estrófica ‘como Dios manda’.

 

Esto es lo que hace Josán Caballero, quien escribe su Acuarela, con óleos antiguos, de ésos que se hacen respetar.

 

Todo esto puede hallarse en Acuarela, cuyo subtítulo apunta a la perfilación de eternas “Décimas del Paisaje”, en donde sobresale un valor específico, que las convierte en supremas “aguadas” líricas.

 

Así mismo, Acuarela incluye significativas pinturas poéticas, extraídas de la inspiración personal, como una interiorización del yo lírico, con el entorno paisajístico de la flora, la fauna y la naturaleza cubana, en su esencialísima autoctonía.

 

A pesar de eso, Josán Caballero, mi amigo, no se queda ahí, sino que revisita la décima, en su concepción culta, en su raíz; buscando su fundamento, para hacerla más fructífera y susceptible de ser amplificada, diremos, sin temor a equivocarnos, que la reinventa, proporcionándole más alas, de las que acaso tuviera antes. Poema, y no colección de ellos, que se haya entrelazado, por un “pie forzado”, o repetición del último verso de cada décima, en el comienzo de la segunda.

 

De ahí que, al llegar al Paisaje Negro, que se continúa también en el Paisaje Infinito, vemos el fruto de su verso, en una verdadera esencialidad: la duodécima, según la denomina el propio Josán Caballero. Una especie de “estrambote”, que le permite crear esta nueva forma, la cual le confiere una cerrazón o andamiaje más explícito y perfecto, reinventando una nueva estrofa, con lo que hace su aporte mayor a las letras hispánicas, a medio camino, entre lo clásico y lo moderno.

 

Esta dinámica entre las estrofas octosilábicas, logra su apogeo en todo el libro, siempre que desarrolla un poema, a través de dos décimas apreciables, unidas por un “pie forzado”, que las arma, en una especie de “ventécima”, como titula Josán a esta original unidad estrófica, la cual perfila dentro de su magnífica Acuarela, cuya primera edición tiene lugar, durante 1980, por lo que hoy estamos asistiendo a la tercera publicación de dicho poemario juvenil.

 

Lo que más habría que resaltar aquí es el hecho de que sólo puede innovar, quien ha sido capaz de adentrarse a los mismos orígenes de los tropos y estrofas poéticas, de tal modo que ello le permite, desde la propia fuente primigenia, engendrar cambios considerables y consustanciales con la estructura, para propiciar esenciales mutaciones, dentro de una fórmula tan magníficamente constituida, como lo constituye la décima en propiedad.

 

Déjenme llamarles la atención, además, sobre las maravillosas ilustraciones, que realiza la poeta y diseñadora cubana, Margarita García Alonso, todo lo cual, junto a los versos de Josán, nos invitan a soñar, con los hermosos paisajes de nuestra amada Cuba.

 

Todo esto sería meritorio, para un poeta, pero, y ¿si les dijera que no es el Josán Caballero, que hoy conocemos, quien lo ha escrito? Tranquilos, que no es un alegato de plagio lo que voy a comunicarles. Y ¿si les dijera, que un desconocido chico, de tan sólo quince años, llamado entonces José Antonio Gutiérrez Rodríguez-Caballero, compuso Acuarela, en 1975, que les parecería entonces? Disculpen, pero esta insultante precocidad, me torna procaz, contra el cielo y los confines de la poesía más excelsa.

 

Acuarela, de Josán Caballero, constituye un esencial aporte, para nuestra poesía vernácula, no sólo por las numerosas “décimas del paisaje”, que logra reunir y engalanar en sí misma, sino por el intercambio y la renovación de una fórmula tradicional, la cual, en este poemario, se torna amplificada y en perenne vitalidad surtidora, digna de ser considerada, a la hora de plasmar los valores intrínsecos y extrínsecos de este tipo de creación, dentro del panorama universal de las letras hispánicas.

 

Javier Guzmán Simón

Sevilla, 20 de julio de 2010.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro