bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

A merced de las mareas. Relatos de un navegante

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Amelia Carro Hevia
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 109
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-686-0710-8
    ISBN Libro en papel: 978-84-686-0709-2
  • Ebooks vendidos: 8
  • Vendidos: 44
  • Nº de ejemplares vendidos en librerías: 14
Ver ficha técnica completa
Cada persona lleva dentro un navegante. El rumbo de su vida depende de la interacción de dos factores: la fuerza del mar y la de su propia remada para combatirla. Cada relato de este libro cuenta de un modo imaginativo, personal e incluso emotivo, cómo diferentes personajes han ido surcando los mares de sus vidas enfrentándose al coraje del mar. Sus nombres son inventados, pero esconden navegantes reales que me he cruzado en el camino. Quizá tú eres uno de ellos, o quizá te identifiques con su manera de izar las velas. Lo más importante es que no te quedes en la orilla. Te invito a sumergirte en sus páginas y disfrutar del viaje. ¡Que nada te detenga!
1 comentario sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
8 de Agosto de 2012 por PaulaMHuerta
Contacté con Amelia después de mucho porque sabía que es de ese tipo especial de personas que enfocan su vida a ayudar a los demás de forma desinteresada y así lo demuestra en su libro, un regalo que me hizo en un momento dificilísimo de mi vida y que no podré nunca agradecerle con palabras. Es un libro personal, divertido, y además especial para mi, ya que he podido identificar a muchos de los personajes cuyas historias Amelia narra e incluso he podido empatizar, y por tanto, aprender, del resto de personajes que me eran pero ya no me son, ajenos.

Gracias Amelia, por todo. Sigo en la lucha. Con una sonrisa. Pensando en qué haría él tal y como me dijiste.
Eres grande, eres un ejemplo. Espero por el siguiente!!
Un abrazo,

Pau.