Esta web, cuyo responsable es Bubok Publishing, s.l., utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.
AceptarRechazarConfiguración y más información
Buscar en Bubok

El poeta y las putas

EUR 5,31
Cantidad
+
  • Compra online y recibe tu pedido donde quieras
  • Si lo prefieres puedes pedirlo contra reembolso
  • También puedes recogerlo en nuestra tienda de Madrid
Añadir a la cesta
Iniciar compra
Pago disponible con Amazon Pay, tarjeta, Paypal, Bizum, transferencia o giro postal
También puedes:
Comprarlo en Colombia Comprarlo en México Comprarlo en Argentina
detalles del producto:
  • Autor: Carlos Alberto Boccardo
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 119
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Rústica (tapa blanda)
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 54
  • Última actualización: 17/02/2016
Un poeta que perdió sus mejores palabras. Dos prostitutas: el Amor y la Esperanza. Un hombre que constantemente cambia. La muerte que acecha.
Hay quienes parecen destinados siempre a perder. Pero, pese a las señales, no abandonan sus búsquedas. Menos aún, si las saben imposibles.

cabocc@hotmail.com
55 Comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
8 de Septiembre de 2012 por Anónimo
PERSONAJES :

A (PROSTITUTA 1)
E (PROSTITUTA 2, siempre viste de verde)
P (POETA , Hombre joven)
C (CAMBIANTE , Hombre de unos 50 y pico de años)
----------------------------------------------------------------------------------------------------------
(La obra transcurre en una plaza).

1er ACTO

P. : ¿Dónde están los días felices que nunca tuve? ¿Quién vendrá a recompensar semejante ausencia? ¿Por qué las penas se enamoran de mí...? ¿Por qué es tan fiel la tristeza? ¿Por qué, por qué, por qué...? ¿Por qué me pregunto estas boludeces? Y por qué utilizo semejante palabrota si soy ni más ni menos que un poeta... apenas un poeta. Un poeta en un milenio nuevo... que cosa al pedo. En semejante época tener pretensiones de poeta... ¡Dios, soy un dinosaurio...! ¡Soy algo que se extinguió...! ¡Desbordando emociones, palabras y sentimientos, en la era de las computadoras, de Internet, de los mail, de los chat...! ¿Qué soy yo en esta cyber era...? ¡Un cyber nabo, eso soy! ¡Soy material de museo...! Y ya ni siquiera eso... Ni siquiera puedo seguir llamándome poeta, esa es la verdad...

A. : (entrando) Quejas, quejas y quejas...

P. : Ah, sos vos... La famosa ramera.

A. : Epa... Por favor, tratame con respeto.

P. : Respeto... Te dí más que respeto : mis ilusiones, mi inocencia... Te he dado tanto, tanto... Sí, tanto que tal vez fue todo... Sí, todo, te di todo... ¡Todo por nada!

A. : ¿Todo por nada...? ¡Eso sí que es soberbia! Todo por nada, já... ¡Nada por todo, debieras decir!

P. : Un instante, nada más que eso me has dado...

A. : Es cierto, te he dado sólo un instante... Pero también te daré una eternidad para recordarlo.

P. : ¡Una eternidad para recordarlo...! ¿Tan valiente me creés? ¡Sólo quiero otro instante que me haga olvidarlo!

...
Otros libros del autor
Los clientes que compraron este libro también compraron

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.

Si necesitas ayuda, contáctame, te atenderé al instante.
ABRE UN CHAT INSTANTÁNEO SI NECESITAS AYUDA


¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

La finalidad de la recogida de sus datos es para poder atender su solicitud de información, sin cederlos a terceros, siendo responsable del tratamiento Bubok Publishing, s.l.. La legitimación se basa en su propio consentimiento, teniendo usted derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, tal y como se explica en la Política de privacidad

Debes validar que no eres un robot

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar