bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Los tres crímenes sin resolver del inspector Dawson (y otros relatos)

Pulsa para comprarlo en:
  • Autor: Javier Sabadell
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 165
Ver ficha técnica completa
El primero de los tres crímenes que el inspector Dawson no pudo resolver se produjo al poco tiempo de incorporarse este a la comisaría de Pentyrch, en Gales. Fue el boticario, durante su paseo matinal diario por Garth Hill, quien encontró el cuerpo sin vida de la joven Susan Verner. El estudio forense no observó señal alguna de violencia en el cadáver y dictaminó que la causa de la muerte había sido la ingesta masiva de un jarabe hecho con pétalos de una flor autóctona del noreste de África. El caso desconcertó a la población de Pentyrch porque Susan Verner era una chica divertida, simpática y bien agraciada, incapaz de ingerir esencia de pétalos de flor africana antes de salir a pasear tranquilamente por Garth Hill en espera de la muerte. Por estos motivos el entonces joven inspector Dawson descartó que se tratase de un suicidio, pero nunca pudo probarse que hubiese sido un crimen.
1 comentario sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
16 de Mayo de 2017 por anaismiller
A lo largo de poco más de ciento treinta páginas, el autor desgrana con cuidada prosa la historia del Inspector Dawson, los tres crímenes que fue incapaz de resolver y unos cuantos más que deberían impresionarnos aunque no llegan a hacerlo por la falta de detalles al respecto.
Se podría decir que las virtudes de este texto acaban siendo sus defectos. El autor hace gala de un vocabulario y una erudición amplísimos, pero no resulta creíble que todas las voces que aparecen en la novela sean indistinguibles unas de otras; además, hay cierto abuso de subordinadas y adjetivos. La historia está cuidadosamente hilada a lo largo de variados lugares y tiempos históricos, pero el final el narrador, como él mismo reconoce, se saca de la manga la conclusión, que, además de poco plausible en su contexto, no se ha visto venir en ningún momento, dejando una sensación casi de Deus ex machina que desmerece de todo lo anteriormente leído. Y eso resulta decepcionante en una novela, en principio, de misterio.
El resto de narraciones que acompañan a la principal constituye un muestrario variado para bien y para mal, algunas de ellas resultan conmovedoras, otras brillantes, otras algo huecas.
Pese a lo indicado más arriba, recomendable en general. Del mismo autor me parece mejor Sombras de Calabardina.