bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

¿Juegas? Tesis thaúr

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Òscar J. Miralles
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 279
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-685-0238-0
    ISBN Libro en papel: 978-84-685-0237-3
  • Ebooks vendidos: 1
  • Vendidos: 55
Ver ficha técnica completa

1- Jugar es inútil, improductivo, autotélico, no "sirve", por eso es también una propuesta política, eso si, radical.

2- Hemos sustituido el àgora por el big data. A los dioses por las marcas. Lo comunitario por lo individual. Lo lúdico-sagrado es ya solo juego hedonista y banal.

3- El mundo ya no es un misterio sagrado, sino un argumento de venta. El cuerpo ya no tiene sus correspondencias con el universo, sino que sirve como post-it de un yo competitivo continuamente haciendo por destacar y sentirse protegido. El yo, por eso, es un generador de datos enchufado a internet, un almacén de información para las tecnoempresas y los gobiernos

4- El mundo actual está colonizado por la competición: de la gimcana a la spartan race; del parque infantil al box de crossfit; de la pachanga a la liga profesional, todo está igual. No obstante, no se puede negar en estas actividades cierto espíritu que grita "libertad".. ¿Y no es eso, en cierto modo, a lo que aspiró siempre el yoga?

5- Cuando piensas en "juego" o en "jugar", casi seguro piensas en algo menor e irrelevante (cuando no, pensarás en ludopatía, etc...), pero jugar no es solo un modo de descargar (o renovar) energía, sino toda una dinámica que le da sentido a la vida (piensa en el arte). Es más, en un mundo secular, desdivinizado y desmitificado, jugar (ludus, ludere), señoras y señores ¡es lo más sagrado que hay!

6- Toda actividad social es (o podría ser) ludus. Jugar es el "pegamento" de lo social y cultural: desde el juego infantil hasta lo sagrado pasando por la conversación y nuestro lugar en el orden simbólico. De hecho, la cultura misma es juego. No hay forma de salir del juego, aunque se puede situar uno "fuera de juego", es decir, casi fuera. Y, sin embargo, no percibimos que "la vida" sea algo lúdico más que en ciertas (y demasiado pocas) ocasiones. Los "poderes" han secuestrado nuestra capacidad lúdica y, lo que es peor, nosotros les ayudamos...

---Esta es la historia del cambio de las reglas del juego---
...[Leer más]
1 comentario sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
30 de Agosto de 2017 por neogenoma
Reseña

Este libro es una tertulia del autor con maestros de la filosofía, la sociología, la historiografía y otras disciplinas intelectuales. En él se explica que el juego tiene sentido en sí mismo y no es un simulacro o ensayo de la vida. El juego es la única actividad a la que el cerebro se dedica con pleno sentido en sí mismo.
Òscar Miralles ha logrado crear un texto estimulante que ayuda a formar el pensamiento libre en el lector y le invita a que ponga algo de su parte para acabar de construir el mensaje que nos propone. En este sentido se trata más del inicio de un debate que de una lección final.
El autor aborda asuntos cotidianos como el hecho de jugar, dándole una gran profundidad reflexiva. Òscar Miralles rompe quizá sin pretenderlo con la antiquísima división entre los pertenecientes a la Academia y los del Gimnasio. Ya que reúne en sí mismo un gran manejo intelectual sobre la experiencia humana de jugar y del movimiento, a la vez que se dedica profesionalmente a la práctica y entrenamiento en disciplinas físicas como el yoga y otros deportes.
Lean este libro. Es como la doble y placentera experiencia de oír a alguien tocando el violín, a la vez que el mismo músico te explica el por qué te emocionas en el concierto.

Bernardo Ortín Pérez. Dr. En Filosofía y C.E.