bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

INTERVENCIONES DE ENFERMERÍA PARA LA PREVENCIÓN DE LA FRAGILIDAD EN LAS PERSONAS CON DIABETES MELLITUS

Pulsa para comprarlo en:
  • Autor: Claudia Amat Fernández
  • Autor: Marina Conesa Pardo
  • Autor: Plazas Guillén, Pedro José
  • Autor: Aitor Sánchez Macanás
  • Autor: Albaladejo Megías, Maria Isabel
  • Autor: Ana Fernández Sánchez
  • Autor: Peñalver Noguera, Ana María
  • Autor: Begoña Villar Torrecillas
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 31
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-685-1159-7
Ver ficha técnica completa

Actualmente, el envejecimiento de la población es un hecho y sus complicaciones asociadas son un reto para el sistema sanitario. La senectud puede ser una etapa vital más en la vida de una persona o puede desarrollarse de forma patológica. En la actualidad, la coexistencia de patología crónica con los grandes síndromes geriátricos condiciona un mayor deterioro de la funcionalidad y finalmente discapacidad en el anciano. Uno de los grandes síndromes con los que la cronicidad está relacionada es el Síndrome de Fragilidad. La fragilidad es un estado de vulnerabilidad y de disminución de las reservas fisiológicas que conlleva un mayor riesgo de padecer estados adversos de salud (hospitalización, institucionalización, muerte, caídas). Por otro lado, la Diabetes Mellitus es una enfermedad crónica con alta prevalencia que comparte muchas vías fisiológicas con la fragilidad.

 

El objetivo de este trabajo es el de analizar los factores de riesgo de fragilidad en pacientes con DM y buscar intervenciones de enfermería para prevenir este estado. Diferentes estudios han demostrado que la diabetes es un factor de riesgo para desarrollar deterioro funcional. En particular hay cuatro procesos fisiopatológicos que aumentan el riesgo de ser frágil y que están presentes con bastante frecuencia en la DM: sarcopenia, desnutrición, deterioro cognitivo y ateroesclerosis. Como la etiología de la fragilidad es multifactorial las intervenciones han de ser multidisciplinares. El papel de la enfermera será el de detección precoz de la fragilidad, educación para la salud y potenciación de las ABVD. En concreto, se han analizado las intervenciones sobre la actividad física como las más efectivas para mejorar la funcionalidad, sobre todo las que conllevan entrenamiento de fuerza.

 

En conclusión, queda demostrado el estado de fragilidad es reversible y que afrontarlo con éxito no sólo proporciona más años de vida para el paciente, sino que también asegura una mayor calidad de vida y eficiencia en el uso de los recursos sanitarios.

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro