bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

MILENA. amistad.

  • Autor: GCR
  • Estado: Público
  • Descargas: 4
Ver ficha técnica completa

Milena, me la presentaron un dia miércoles, por allá por los lados del centro… la acompañaba un conocido mío, el cual me la presento cuando nos encontramos…

 

Ellos, estaban buscando algunos adornos para una reunión que se celebraría el siguiente sábado en la noche.

 

Un familiar de ambos era el agasajado, yo, estaba invitado también.

 

Me pidieron el favor si los acompañaba en su búsqueda, acepte, deambulamos por todos lados buscando adornos…

 

Cuando los encontramos, se cancelo el pago, el almacén indico que al otro dia los hacia llegar a la dirección que se había indicado.

 

El conocido mió, nos invito a milena y a mí a comer pandebono con avena en una cafetería, por los lados del parque Caycedo.

 

En la cafetería, estuvimos casi una hora hablando y riéndonos los tres.

 

Milena, venia siendo algo así como prima del conocido mío, al principio, pensé que ellos dos tenían algo, pero luego me di cuenta que milena era así de espontánea, se le colgaba del abrazo a uno mientras le decía algo…  cuando veía algo que le llamase la atención, lo abrazaba a uno y lo obligaba a detenerse para observarlo juntos.

 

Milena, tenia el cabello algo amonado, ojos almendras, labios sonrientes y medio gruesos, no muy alta, cuerpo armonioso, sonriente, dicharachera, confianzuda, cuentera y de fácil guasa.

 

Vestía un pantalón negro, una blusa blanca y zapatillas, unos aretes grandes como en círculos concéntricos, unas pulseras en su antebrazo derecho.

 

Además del pandebono, ella pidió unas empanadas, vio un guacamole y se antojo de el con empanadas.

 

El conocido mió, dijo que era más fácil y económico vestirla que darle de comer…  se antoja de todo lo que ve.

 

Cuando nos despedimos, milena me hizo jurar que yo iba a asistir a la reunión, ella se comprometió conmigo de ser mi anfitriona.

 

 

El sábado, llegue al sitio de la reunión a eso de las diez de la noche, milena, estaba pendiente de mi llegada, me recibió con un fuerte abrazo y un beso… se colgó de mi brazo y me fue presentando a todas las personas que estaban ahí, la mayoría eran familiares de ella.

 

Me consiguió algo de beber, anteriormente, reunión a la cual uno era invitado, uno se aparecía con una botella de aguardiente para colocarla en una mesa que se destinaba para este fin, luego, se iban tomando botella tras botella y se les servia a los asistentes… muchas veces, tocaba salir a conseguir mas botellas, en otras sobraban de las que se llevaba, cuando tocaba conseguir mas botellas, se hacia una vaca para reunir el dinero…

 

Milena, llevo la botella que yo lleve hasta la mesa, yo le había indicado que no iba a beber aguardiente esa noche, así que ella me consiguió un ron con coca cola en las rocas…

 

Milena estaba vestida con una minifalda oscura, una blusa escotada blanca, unos aretes oscuros, un collar de cuentas en colores, se había arreglado el cabello, estaba bien bonita la mugre esa…

 

Toda la noche, estuvo muy pendiente de mi,  bailamos, nos reímos, iba y buscaba cosas para comer, me guardo el mayor trozo de pastel, cuando repartieron la comida; ella y yo comimos tres veces… para que… me atendió muy bien…

 

Estuvo muy cariñosa conmigo toda la noche, me abrazaba, me besaba constantemente… y, yo como soy tan rogado…

 

Fue una noche bastante agradable… se paso muy bien…

 

Ya en la madrugada, me acompaño a tomar un taxi, me dio su número de teléfono, yo le di el número del taller donde trabajaba, quedamos de seguir hablando y saliendo.

 

 

 

El lunes, llegue a eso de las diez de la mañana al taller, había ido al centro a conseguir tornillos, terminales planas, cinta, brocas, cuchillas de caladora.

 

Al entrar, la secretaria mientras cuadrábamos la factura de lo que había llevado, me indico que alguien me había estado llamando, que lo había hecho ya como seis veces… al indagar, si había dejado nombre, me dijo que no, que había dicho que llamaría mas tarde…

A eso de las diez y treinta, la secretaria salio a avisarme que tenia una llamada, fui a la oficina, conteste, era Milena,  me pregunto si me estaba haciendo negar o que… le dije que no estaba, que andaba consiguiendo elementos para el taller, ella se coloco a hablar ahí un buen rato, al final, me toco decirle que tenia algo que hacer, que hablaríamos en la noche… acepto de mala gana y colgó el teléfono…

 

A media tarde volvió a llamar, me dijo que si yo la llamaba; o, ella me llamaba en la noche, le conteste, que como quisiera… ella me dijo que no tenía si no el número del taller, yo, le dije que la llamaba entonces…

 

Al otro dia, me llamo a eso de las nueve de la mañana, a hacerme el reclamo de por que no la había llamado, yo, le dije que lo hice, que nadie respondió.

 

Ella me dijo, que había estado al pendiente del teléfono y yo no había llamado. Le dije, que si lo había hecho, le di entonces el número al que había marcado.

 

Ella, me dijo que ese era el numero del trabajo, yo, le indique que ese era el único numero que yo tenia, ella, me dio el numero de la casa, yo, la invite a unas cervezas esa noche en el mirador de la trece.

 

Nos encontramos a las seis y treinta de la tarde en el centro, fuimos al mirador, nos sentamos y pedimos unas cervezas, estuvimos ahí hablando, abrazándonos y besándonos como hasta las nueve y treinta.

 

Salimos de ahí, tomamos un bus alameda, ella se quedo por los lados del barrio las americas, yo continué para la casa.

 

Antes de llegar yo a mi casa, la llame desde un teléfono monedero, le di las gracias por haber compartido conmigo ese pedazo de noche, le desee un buen descanso y me fui a dormir.

 

Al otro dia me llamo temprano, me dijo que si quería almorzar con ella cerca del trabajo, le dije que si, nos encontramos a los doce y treinta por los lados de san Nicolás, almorzamos, quedamos de vernos al otro dia en la tarde… a eso de las dos de la tarde, ella se fue a trabajar, yo me fui a darme una vuelta por la oficina, había quedado con pablo de vernos allá a las tres de la tarde.

 

 

El jueves, me llamo en la mañana para confirmar la cita, nos encontramos a eso de las tres y treinta de la tarde, fuimos a comer un helado, luego nos fuimos al cristal palace a pasar la tarde.

 

Pasamos una tarde agradable, ella era muy cariñosa, apasionada, dispuesta a dar y recibir.

 

Desde ese dia, nos encontrábamos los jueves, ella los jueves salía temprano del trabajo, los jueves se volvieron los días de nuestros encuentros en el cristal palace.

 

Algunos domingos, después de las dos de la tarde, cuando yo salía del taller, nos encontrábamos y salíamos a algún centro comercial a comer helado u otra cosa.

 

Algunos domingos, nos íbamos a pance, nos encontrábamos a eso de las nueve de la mañana, tomábamos transporte y nos quedábamos en el río hasta eso de las cuatro de la tarde, almorzábamos por allá, por la vorágine.

 

Luego, además de los jueves, empezamos a ir los domingos también al cristal palace, nos encontrábamos a las diez de la mañana, salíamos a eso de las ocho de la noche, pedíamos almuerzo a la habitación, pasábamos el dia haciendo el amor.

 

Me llamaba en las mañanas, en las tardes diariamente, yo, la llamaba en las noches antes de llegar a la casa desde un monedero público.

 

Así, pasaban los meses… todo iba muy bien... nos encontrábamos siempre, solo para tener sexo… ya ni helados, ni pance, ni nada…

 

 

 

Pablo, era un amigo mío, nos conocíamos desde bastante años atrás, yo fui el que lo desordene llevándolo a chochales… tan buen muchacho que era, muy de su casa… lo invite a que me acompañara un dia a tomar unas cervezas… se emociono mucho viendo tanta mujer buena en ese lugar…

 

Si yo no podía ir a acompañarlo, el se iba solo… cuando perdió el miedo, salía a buscar sitios nuevos, luego de conocerlos me invitaba a visitarlos.

 

En cierta ocasión que íbamos pablo y yo para las gardenias, me encontré a Milena, esta me saludo y saludo a pablo, se despidió rápidamente, dizque tenia algo que hacer… así que Pablo y yo seguimos para donde íbamos.

 

Ya en las gardenias, Pablo me pregunto que de donde conocía a Milena… yo le conté que me la habían presentado hacia mese atrás, estuvimos en una reunión por los lados de las americas.

 

Yo, le pregunte a Pablo, que de donde conocía a Milena, el me dijo que ella era una prima de una amiga de la hermana,  que el y ella salían a ratos…

 

Le pregunte, si tenían algo serio, me dijo que no, que el estaba de novio con patricia, que el salía con Milena a bailar, de vez en cuando a algún motel…

 

Pablo me pregunto, si yo tenia algo con Milena, le dije que no, que yo salía por ratos con ella solamente, nada serio…

 

Todo quedo así, Pablo y yo seguimos saliendo con Milena…  además, yo estaba saliendo por esos días con patricia, la novia de Pablo… tiempo mas tarde, nos dimos cuenta que Milena salía también con alguien; que nosotros no sabíamos quien era.

 

La relación con Milena duro bastante tiempo… yo, ni Pablo hacíamos caso de eso que salía con quien sabe cuantos… lo único confirmado éramos nosotros dos… además ya Pablo se había dado cuenta que yo salía con patricia…

 

Patricia, le interesaba a Pablo, el tenia algo serio con ella, yo, deje de salir con patricia, aunque patricia me dijo que no la dejara, que ella echaría a Pablo… yo le dije que no, que Pablo era mi amigo… que no haría eso.

 

 

 

 

Cierto dia, Milena me llamo, yo no estaba en el taller… dejo razón con la secretaria para que le devolviera la llamada, ese dia no me vi con la secretaria…

 

Al dia siguiente a eso de las ocho y treinta, volvió a llamar, la secretaria le dijo que yo estaba fuera de Cali, que regresaría a eso de las cuatro de la tarde más o menos…

 

Yo llegue a eso de las tres de la tarde, la secretaria me aviso que me habían llamado… yo le devolví la llamada, no estaba sonriente, le note raro el timbre de voz.

 

Me dijo que necesitaba que habláramos, le dije que seria al dia siguiente, que acabábamos de llegar y estaba cansado…

 

Al otro dia, nos encontramos a eso de las cinco de la tarde por los lados del parque Caycedo, la invite a unas almojábanas con avena…

...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
Otros libros que pueden interesarte

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar