bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Más allá del bosque

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Herman Beiro
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 70
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 525
  • Vendidos: 30
Ver ficha técnica completa
Un humilde campesino, un peregrino de tierras lejanas y un caballero medieval que vuelve de la gran guerra, son los protagonistas de esta enigmática historia. Los tiempos son difíciles. La hambruna, la guerra, la enfermedad y la fatalidad, arremeten sin piedad, empujando a todos a la más profunda desesperación, hacia un incierto futuro. Con la llegada de la gran pestilencia, una plaga que está azotando al mundo más allá de las fronteras, el miedo y la muerte son cada vez más frecuentes. Se dice que el final del mundo está próximo, se predicen desgracias y sufrimientos. La única solución es huir, aunque la huída nunca lleve a ningún sitio. Pero la suerte de los que en ella se pierden, en las claras noches de luna llena, llegan a un valle misterioso, más allá del bosque encantado de Ooné. Donde únicamente se alza un majestuoso árbol milenario que forma parte de la humanidad desde los albores del tiempo y en su sombra cobija, siglos y sentimientos inmortales.
1 comentario sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
22 de Octubre de 2009 por DanielHR
He de confesar que, antes de empezar a leer Más allá del bosque, creí que tenía que hacerle frente a una novela corta (y es que a veces el formato del libro puede dar pie a muchos errores). No fue hasta que me adentré por completo en la historia cuando me di cuenta de lo equivocado que estaba. Creo que Más allá... es un buen relato breve y un estupendo cuento de terror. Pero será mejor que vayamos por partes.El cuento se inicia con una escalofriante persecución que tiene lugar a través de un tétrico bosque medieval, el mismo que será testigo de los espantosos sucesos que ocurrirán esa noche. Por razones que desconocemos, Aldo, un humilde campesino, es acosado por un grupo de soldados que se han propuesto darle caza. En su huida, el desdichado jornalero ha tenido que dejar atrás los cadáveres de su esposa y su hijo recién nacido. Todo apunta a que falta muy poco para que la vida de Aldo llegue a su fin, pero el destino le tiene reservado otros planes.Cuando por fin parece que ha despistado a sus perseguidores, Aldo encuentra refugio en lo alto de un árbol. Allí podrá descansar y reflexionar sobre todo lo acontecido en su alocada huida, pero no podrá escapar de las entidades maléficas que pueblan el oscuro bosque.Ignorante de todo lo sucedido, un bravo caballero llegado desde Jerusalén hace acto de aparición. La noche se le ha echado encima y debe conformarse con descansar bajo el árbol en el que se ha cobijado el fugitivo. Pero muy pronto advierte que no está solo, pues un misterioso peregrino, aparentemente surgido de la nada, ha aparecido en las inmediaciones del monte, y con el pretexto de ser un hombre santo, se ha hecho un hueco en torno a la hoguera. A partir de aquí, la noche, apacible y tranquila, se convertirá en una terrible pesadilla.La forma en la que está relatada la historia (en tiempo presente) es muy novedosa y el tono de la narración recuerda (y es una impresión personal) a la de algunos cuentos de A. C. Doyle (La mano parda, El lote 249...). Pero si hay algo que de verdad me ha encantado, es el fuerte sabor a relato radiofónico que tiene el cuento. ¿Recordáis esos programas de radio que se dedicaban a contar relatos de terror durante la madrugada? Pues ese es el punto que más me ha gustado del trabajo de nuestro compañero. La magia es completa si esta historia se lee a eso de la una de la mañana, hora en que yo acabé de leerla. Terminada la lectura, nuestra imaginación hará el resto.Lo único que tal vez me haya gustado menos es la historia de Aldo. No sé, no le veo mucha relación con la trama central. Aún así, me parece que su huida nos ofrece un buen retrato del mundo medieval. Herman nos muestra una época terriblemente cruel, alejada de cualquier tipo de idealismo y azotada por la guerra y las epidemias. Si a eso le sumamos la imaginería del ilustrador Albert Blanch (genial la imagen de ese peregrino) tenemos un relato entretenido y lleno de misterio en el que, efectivamente, "nada es lo que parece".Quizá la brevedad del relato pueda echar para atrás a los amantes de la novela pura (aún así, les animo a que le den una oportunidad) pero creo que los aficionados al relato corto quedarán encantados con él. Y en lo que respecta a los amantes de los cuentos de terror, la cita es obligatoria.