bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Don Felipe de la Mancha -Quijote del Siglo XX-

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Francisco Tomás Ortuño
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 195
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
Ver ficha técnica completa
NDICE.- Comprende DIEZ GRANDES VIAJES CON OCHENTA Y NUEVE CAPÍTULOS. ARGUMENTO: Se narra un viaje imaginario de don Felipe González –a la sazón Presidente del Gobierno de España y de la Comunidad Europea-, acompañado de su buen amigo don Javier Solana – Ministro de Exteriores y después Secretario General de la OTAN -, por más de VEINTICINCO PAÍSES DE LOS CINCO CONTINENTES, con las aventuras más disparatadas y graciosas, y la esperanza de gobernar el mundo, él solo, sin guerras ni fronteras, como una gran familia. "Las guerras son obsoletas, Javier, de otro tiempo: Las guerras son el fracaso del género humano". Y en otro lugar: "¿No ves el cielo?: las estrellas en su sitio, sujetas a una ley universal; si una sola fuera por libre, el universo se destruiría. ¿Qué ocurre con nuestro cuerpo?: hay orden porque cada parte mira por las demás. ¿Va a ser distinto nuestro planeta?" PROLOGO -¿Cuándo me dejarás que lea tu libro, abuelo? -Cuando seas mayor. -Tu sabes que la historia me apasiona. -Mi abuelo, un día, me lo dio a mí para que lo guardara; yo haré lo mismo contigo en su momento. -¿Y cuándo será ese momento, abuelo? -Más adelante; pero te contaré algo de su contenido, escucha: Hace unos cien años, a finales del siglo veinte, hubo en España un Presidente de Gobierno que soñaba con ser el Presidente del planeta. Se llamaba don Felipe González Márquez. -¿Y qué tenía de particular, abuelito? -Entonces no era como ahora, ¿sabes?: cada nación vivía encerrada en sus fronteras y gobernada sin contar con las demás naciones, las cuales se enfrentaban unas a otras por un trozo de tierra; había pueblos que pasaban hambre, mientras que otros, más poderosos, tiraban la comida. Era la Prehistoria de la Historia. -¿Y qué hizo don Felipe González, abuelo? -Pensó en la locura de ir cada uno por su lado. En este libro se cuenta la transición de aquella forma de gobernar a la de hoy. Aunque te parezca imposible, vivieron así muchos años, y costó lo suyo para alcanzar el monogobierno terrestre que tenemos nosotros. Es un libro interesante; como un tesoro me lo entregó mi abuelo. -¿Y quién escribió este libro? -Alguien que vivió en aquellas fechas, llamado Francisco Tomás Ortuño, y que tuvo la feliz idea de reflejar cuanto sucedía, pensando que lo que contaba podía ser luego, como lo fue, un documento de inestimable valor. -Déjame ya el libro, abuelo: lo conservaré como oro en paño. PRIMERA PARTE PRIMER VIAJE: FRANCIA - LIBANO - PAKISTAN CAPITULO 1 (1-9-95) DON FELIPE DE LA MANCHA En un lugar de su mente, halló don Felipe un día un mundo extraño y maravilloso que, sin saber cómo, había forjado su imaginación. Y sintiéndose bien allí, desde entonces vivió más tiempo dentro que fuera de él. Concibió pronto la peregrina idea de recorrer el mundo y conocer por sí, de primera mano, sus desigualdades, para corregirlas después cuando gobernara, él solo, las naciones todas de la Tierra. Con tales pensamientos, se llamó a sí mismo don Felipe de la Mancha, en recuerdo de don Quijote, paradigma de caballeros andantes, por quien sentía especial admiración. Felipe González nació en Sevilla, en 1942, y trabajó muy pronto en la Hermandad Obrera de Acción Católica -HOAC-; pero tuvo que ser, mejor, tras ingresar en las Juventudes Socialistas, en 1962, cuando sintió por primera vez la llamada imperiosa de ayudar a los obreros. En 1964 fue miembro activo del PSOE, y en 1970 entró a formar parte de su Comisión Ejecutiva. En 1974 fue elegido primer Secretario General, reelegido en 1979 y Diputado por Madrid. -¿Te acuerdas, Carmen -le decía a su señora-, de cuando éramos como el común de los mortales?; ¡quién te iba a decir entonces, "chiquiya", que ibas a ser la primera dama entre las mujeres! ¿Cómo nos conocimos? -Cierto, Felipe -le respondía ella-, ¿cómo podíamos ni sospechar que llegarías tan alto? Nos conocimos en una fiesta; yo descubrí en el brillo de tus ojos y en la fuerza de tus palabras, que estabas destinado a gobernar. -¿Cómo era el brillo de mis ojos?, ¿cómo eran mis palabras? -Eran fuego, Felipe; tanto el brillo de tus ojos como tus palabras eran fuego; yo sucumbí a su encanto, y ya no pude separarme de tu lado; fuiste un imán, un potente imán para mi pobre personilla. -¡Cómo te envidiarán hoy todas las mujeres! -Sin duda, Felipe, pero no está bien que tu lo digas. -¿Por qué?, ¿acáso no querrían ellas ocupar tu puesto?, ¿ser la señora del Presidente de la Comunidad europea? -Que otros lo piensen, bueno; pero que tu lo digas no está bien -le reprochaba doña Carmen. -Siempre fuiste modesta. -Y tu vanidosillo, Felipe; ya siendo adolescente, porque te conocí siendo eso, un adolescente, lo advertí: "Es orgulloso y tenaz, puede llegar muy alto, como las águilas; puede alcanzar la gloria si se lo propone". Y así ha sido: Has alcanzado la gloria, Felipe. -Sigue, Carmencita, que tus palabras son dulces como la miel, suaves como la música: nada me relaja tanto como escucharte, sigue, por favor. -Si, Felipe, en la vida todos sueñan como tu entonces, pero pocos logran alcanzar sus sueños. Solo los elegidos. -Dices bien, pocos hemos llegado a ser emperadores; porque yo me cuento entre los pocos emperadores que en el mundo han sido. Con los dedos de una mano, Carmen, con los dedos de una mano; y yo uno de ellos. Hoy, ¿quién más que yo?: Presidente de España y de Europa por decir algo; pero, ¿qué soy en Africa, en Asia y en América?: su protector, su guía; si vieras cómo me reciben, Carmen, por donde voy, con el himno nacional y las fuerzas en posición de firme. -Baja, baja, Felipe, que esas alturas dan vértigo, y las caídas pueden ser peligrosas. La suerte te ha sonreído y eso es todo. -La suerte, la suerte; no te digo lo que pienso, pero no hay quien me lo quite de la cabeza. -¿Qué piensas, Felipe?, tu esposa debe saberlo. -Curiosilla. -Dime, marido mío. -¿Cuántos caudillos ha habido en la historia de todos los tiempos?, dime, ¿cuántos?, haz memoria. -Hijo, no sé, así a botepronto me lo pones difícil, pero los hubo y los habrá -respondía ella divertida. -Muy pocos, Carmen, muy pocos, haz memoria: Alejandro Magno en el siglo IV antes de Cristo, rey de Macedonia, que venció a los persas, conquistó Jerusalén y entró en Egipto, donde recibió el título reservado a los faraones; Julio César, siglo I, que tras vencer a los pompeyanos, fue soberano absoluto; ¿quién más? -Descansa, Felipe, que estás excitado; ¿a qué vienen ahora las vidas de esos personajes que ya nadie recuerda? -Por ellos, mujer, por ellos el mundo que tenemos es como es. ¿Tu crees que sin estos caudillos todo sería lo mismo? No: han sido destinados a marcar el rumbo de la historia. ¿Y Carlomagno?, ¿qué me dices de Carlomagno, emperador coronado por el Papa?, ¿no fue providencial Carlomagno? Pocos más, querida, pocos más. Napoleón en Francia. Y ahora yo. -Hay muchos más, querido. -Muy pocos, Carmencilla, y yo uno de ellos. -¡Felipe! -Si, te lo digo como lo siento, me veo en la lista de esos pocos héroes. -¡Felipe!, ¿te encuentras bien? -Me estoy convirtiendo en Dios. -¿Qué dices? -No te asustes, querida, que eso ya lo dijo Vespasiano, emperador que inició las obras del Coliseo de Roma.
...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
Otros libros que pueden interesarte

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.