bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

RELATOS ASOMBROSOS de terror y de ciencia ficción

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Eduardo Ramírez Moyano
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 95
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN Libro en papel: 978-84-9916-716-9
  • Vendidos: 34
Ver ficha técnica completa
Colección de relatos, tanto de ciencia ficción como de terror, en los que se presenta la realidad vista desde una perspectiva diferente.
2 Comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
28 de Marzo de 2016 por buhodespierto RELATO MUY CORTO DE TERROR

Sentenciado

Noté que me venía siguiendo desde la rotonda. Parecía un hombre calvo, bien trajeado, de complexión atlética y con las manos escondidas en los bolsillos; yo apresuraba la marcha mientras él cruzaba con recelo cada esquina, persiguiendo torturante mis pisadas. ¿Quién sería y por qué a mí? El corazón se me aceleraba a cada paso; no había una sola alma en la callejuela hacia mi casa y comenzaba a chisporrotear en una noche negra de verdad.
La estrecha y gris acera parecía interminable. Yo jadeaba y empalidecía de terror. De repente, al mirar de refilón tras de mí, ¡cual fue mi horror!, cuando impactado y pasmado vi entrar a un enano al callejón. Tropecé en tal trance y caí al suelo espantado, mientras observaba como éste rebufaba y hacía toda clase de muecas grotescas y signos satánicos.
Me levante torpemente y corrí horrorizado mientras esperaba un desenlace fatal de origen desconocido. Ambos ya habían empezado a correr a toda velocidad.
El hombre calvo se lanzó contra mí con nervio y comenzamos a forcejear. Entretanto le di una potente patada al enano, que se estrelló contra el muro. Casi inconsciente por los puñetazos del calvo, recordé el abrecartas de mi bolsillo y, realmente sin saber cómo, lo abrí velozmente y le segué el cuello ¡Por Dios, que conmoción! Instante que aprovechó el enano para recobrar sus energías y saltar cual animal enfurecido sobre mí. Pero lo agarré por ambos brazos y lo levanté, con mis ropas ensangrentadas, dispuesto a todo.
Suplicó, o creí que lo hacía, cuando empuñé mi arma haciendo rozar el filo contra su garganta. Entonces me detuve a pensar dentro de todo el caos de la propia situación, pero quedé espeluznado en el momento mismo en el que de la boca del enano salía la ahogada palabra: Papá...
Me dio un vértigo y en ese instante desperté: Mi hija de dos años salvaba su vida, despertándome de mi sonambulismo, mientras el horror de mi mujer degollada por mis propias manos se cernía cubierto de sangre a la izquierda del dormitorio.
31 de Agosto de 2015 por buhodespierto
RELATO MUY CORTO DE TERROR

Sentenciado

Noté que me venía siguiendo desde la rotonda. Parecía un hombre calvo, bien trajeado, de complexión atlética y con las manos escondidas en los bolsillos; yo apresuraba la marcha mientras él cruzaba con recelo cada esquina, persiguiendo torturante mis pisadas. ¿Quién sería y por qué a mí? El corazón se me aceleraba a cada paso; no había una sola alma en la callejuela hacia mi casa y comenzaba a chisporrotear en una noche negra de verdad.
La estrecha y gris acera parecía interminable. Yo jadeaba y empalidecía de terror. De repente, al mirar de refilón tras de mí, ¡cual fue mi horror!, cuando impactado y pasmado vi entrar a un enano al callejón. Tropecé en tal trance y caí al suelo espantado, mientras observaba como éste rebufaba y hacía toda clase de muecas grotescas y signos satánicos.
Me levante torpemente y corrí horrorizado mientras esperaba un desenlace fatal de origen desconocido. Ambos ya habían empezado de correr a toda velocidad.
El hombre calvo se lanzó contra mí con nervio y comenzamos a forcejear. Entretanto le di una potente patada al enano, que se estrelló contra el muro. Casi inconsciente por los puñetazos del calvo, recordé el abrecartas de mi bolsillo y, realmente sin saber cómo, lo abrí velozmente y le segué el cuello ¡Por Dios, que conmoción! Instante que aprovechó el enano para recobrar sus energías y saltar cual animal enfurecido sobre mí. Pero lo agarré por ambos brazos y lo levanté, con mis ropas ensangrentadas, dispuesto a todo.
Suplicó, o creí que lo hacía, cuando empuñé mi arma haciendo rozar el filo contra su garganta. Entonces me detuve a pensar dentro de todo el caos de la propia situación, pero quedé espeluznado en el momento mismo en el que de la boca del enano salía la ahogada palabra: Papá...
Me dio un vértigo y en ese instante desperté: Mi hija de dos años salvaba su vida, despertándome de mi sonambulismo, mientras el horror de mi mujer degollada por mis propias manos se cernía cubierto de sangre a la izquierda del dormitorio.