bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Poética mirada a la Montaña Palentina

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Karyn Huberman Rodríguez
  • Autor: Teo Revilla Bravo
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 82
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Color
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • Ebooks vendidos: 3
  • Vendidos: 14
Ver ficha técnica completa

Poemas visuales y escritos, ofrendados a la Montaña Palentina, que ambos recorremos asiduamente, que ambos emocionados respiramos y amamos. Por donde, arrebatados y sobrecogidos, con frecuencia nos dejamos perder...

Reseña de Máximo Pérez Gonzalo:

El libro tiene una espectacular presentación, con fotografías de ensueño para un paisaje colindante a la montaña de PEREDA (Recuérdese el famoso novelista santanderino en Peñas Arriba) y en páginas con el atractivo de símil de pergamino.

Karyn nos ofrece un prólogo con la sorpresa de quien por primera vez descubre la integridad de un paisaje que alcanza límites insospechados de belleza. Cuidadosamente retrata con sus palabras cuanto abarca la zona, con especial arraigo en Barruelo de Santullán, su río Rubagón y su entorno con todo el colorido de sol y nieblas que refrescan las tardes de los veranos, los pastos de ganado, las zonas pantanosas, el deleite de Fuentes Carrionas, el arte románico en las iglesias, los mercados romanos de Aguilar o la gastronomía de Cervera de Pisuerga.

El libro está pensado para transmitir un cúmulo de sensaciones cargadas de poesía y que se basan en el escalofriante encuentro con una realidad paisajísticamente tan bella que uno apostaría para quedarse a vivir allí para toda la vida. Copio del prólogo: “siempre que piso estas tierras me planteo vivir el resto de mi existencia acoplada a ellas”

Teo, pintor y poeta, no olvida sus orígenes de Barruelo cuyos contornos memoriza en bosquejos, aguadas, sonidos y silencios…

Todos sus poemas están arropados por una cálida añoranza, un entretenido ir y venir por la zona de quien la recuerda de cuando era niño y la recorre de mayor. Su formación con los maristas, la conexión familiar a las minas de carbón, la gente con sus quehaceres cotidianos, las largas caminatas desde Orbó y Vallejo a Valle y el Carmen desde donde puede verse el macizo de los Picos de Europa, Brañosera y Salcedillo con la paisajística de Cantabria…

Para deleite basta citar lo que nos cuenta en BARRIO DEL RIO:

Me detengo ante la humilde casa de adobes casi en ruinas que me vio nacer.

¿Dónde quedó la gente?, ¿dónde aquellos pájaros volanderos que cubrían los cielos en primavera?, ¿qué sentido he de darle a la vida tras hondos destierros?... Pisadas, respiros, voceríos que se acallaron, instantes sublimes y luminosos irreversiblemente perdidos.

Cada poema consigue una alta cuota de buen quehacer literario. Una poesía encarnada en un paisaje que se ve y se siente por dentro. Teo, es un gran pensador y consecuentemente exige una lectura reposada para poder calar a fondo todo el anagrama de sentimientos que encierra en cada uno de sus discursos.

Mi enhorabuena por el libro, que como arraigado en la tierra, celebro con el entusiasmo, aprobación y aplauso que se merece.
...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro