bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Una Navidad, un niño, un libro

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Escritores Solidarios
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 226
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Blanco y negro
  • Maquetación: Pegado
  • Acabado portada: Brillo
  • ISBN eBook en PDF: 978-84-9009-362-7
  • Ebooks vendidos: 15
  • Vendidos: 106
Ver ficha técnica completa
LIBRO SOLIDARIO: todos los beneficios de este libro, formado por relatos, poemas e ilustraciones de temática navideña, serán entregados a una ONG de ayuda a la infancia.
¡Ayúdanos a conseguir una mejor Navidad para los niños que más lo necesitan!

Más información y maneras de ayudar en LibroVirtual.org
1 comentario sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro
17 de Enero de 2010 por DanielHR
A finales de noviembre, os comentábamos el lanzamiento de la iniciativa solidaria 1 Navidad, 1 Niño, 1 Libro, llevada a cabo por LibroVirtual.org y su director, Antonio Arteaga Pérez. Como recordaréis, tal proyecto tenía como objetivo la publicación de una antología de relatos escrita por diferentes autores noveles (casi todos ellos, pertenecientes a Bubok Publishing). Los beneficios obtenidos con su venta irían a parar a una ONG de ayuda a la infancia, la cual sería elegida durante el mes de enero tanto por los miembros de LibroVirtual.org como por los integrantes del proyecto.Con la finalización de la Navidad, toca hacer balance de los resultados obtenidos. En total, entre donaciones, descargas de e-books y ventas, se ha recaudado la nada desdeñable cifra de 2.000 euros, siendo la Fundación Pequeño Deseo la destinataria de dicha ayuda.Desde Crítica Literaria queremos agradecer a LibroVirtual.org el esfuerzo que ha hecho sacando adelante tan bonito proyecto, así como a todas aquellas personas que con sus mensajes, compras y donaciones hicieron que la cantidad de dinero fuera en aumento. Tampoco podemos olvidar a los autores que, de forma desinteresada, participaron en la creación del libro. Y por supuesto, a los amigos que mediante una u otra forma, se encargaron de difundir y promocionar la iniciativa. Verdaderamente siempre resulta gratificante contemplar a un grupo de personas que dejan de lado sus intereses y se enfrascan en la realización de un proyecto único y común. Y más aun cuando vemos que la finalidad del mismo es la ayuda a los niños más desfavorecidos. En resumidas cuentas: es agradable ver como la literatura y la solidaridad, combinadas con un poco de esfuerzo, pueden hacer felices a los demásCon la idea de darle un poco más de promoción a la iniciativa, nos hubiera gustado comentar el libro cuando correspondía, es decir, durante los días de Navidad. Teníamos pensado dedicar las fiestas a los relatos que componen el libro (idea que surgió a comienzos de diciembre, cuando reseñamos el divertido cuento de Catalina Gómez Parrado, El misterioso vecino de los hermanos Jimeno). Pero por cuestiones de tiempo y agenda, resultó imposible. Ya sabemos que acabamos de dejar atrás la Navidad, pero no queremos dejar pasar la oportunidad de acercarnos un poco más al libro y, sobre todo, a los autores que participaron en él.Abre esta antología de relatos solidarios el cuento Cenarás con nosotros, escrito por el propio Antonio Arteaga. Faltan pocos días para Navidad y en las calles de una ciudad cualquiera, Adrián, el vagabundo, recorre las calles desesperanzado... ¿Qué es lo que busca Adrián? Dicen que la suerte no es para el que la busca, sino para el que la encuentra. Y en este caso, es el bondadoso Luis quien encuentra al vagabundo. Decidido a ayudarle, le invita a comer a su casa, sin ni siquiera sospechar que el harapiento anciano guarda un secreto muy especial.Le sigue Como he sido buena os pido... de Lola Montalvo. Con la pequeña Pilar como protagonista, aquí nos encontramos con dos visiones contrapuestas de la Navidad: la de la madre de Pilar, una mujer rodeada de lujos y comodidades; y la de la dulce Daniela, su criada, quien invita a la pequeña a entrar en su humilde mundo, muy alejado de la frialdad de esa casa en la que trabaja. La idea que sirve de eje al texto (“se necesita muy poco para ser feliz”) se repetirá a lo largo de los relatos que acompañan al volumen, pero este cuento ya de por sí es especial, pues asistimos a un emotivo y encantador encuentro entre el primer y el cuarto mundo. La sencillez con la que está contada la historia de verdad llega a emocionarnos.A continuación viene El villancico antiguo, de Conchita Ferrando. Manu y su perro Boro viven en las montañas, casi aislados. Una vieja radio es el único vinculo que les une a la civilización. Pero al acercarse la Nochebuena, el pastor se siente muy solo, y aunque su simpático perro guardián trata de hacer todo lo posible por animarle, la soledad de Manu es cada vez más evidente. Es entonces cuando tiene una idea: ¿Por qué no llamar a la emisora de radio y pedir a todos los oyentes que se pongan en contacto con él? Manu quiere escuchar sus historias, sus anécdotas, sus risas... Tal vez así, en compañía, la Nochebuena sería más feliz para todos. ¿Todavía nos has recibido su llamada?Papá Noel tiene también su lugar en el libro. De hecho, son varios los autores que dedican sus relatos al amable repartidor de juguetes del Polo Norte. Encontramos varios ejemplos en El misterioso vecino de los hermanos Jinemo, de Cati Gómez Parrado; Sarah en Navidad, el emocionante relato de Díaz de Tuesta; la entrañable Pesadilla antes de Navidad, de Emcharos; Un secreto de Navidad, de Diego Castro; entre otros. Llaman la atención, por su gran originalidad, Dreamers: la isla de la Cueva de los Sueños y El errante. Si en el primero asistimos a una operación de rescate organizada por los elfos para rescatar a Santa Claus de un grupo de ogros, en el segundo nos encontramos con una explicación más o menos realista sobre los orígenes del personaje. Aquí el protagonismo de la historia recae sobre un anciano que tras varios años de peregrinar por el mundo, regresa cada mes de diciembre al que fue su hogar. El texto, escrito por Antonio Constán Nava, se aleja así de la fantasía y el aire alegre de los textos anteriores, mostrándonos una historia llena melancolía y tristeza, sobresaliendo la parte en la que viejo cuentacuentos visita la casa de su niñez.No faltan los relatos que nos recuerdan lo mal que está el mundo. John y el milagro de la Navidad, de Silvia Ochoa Ayensa, nos muestra a un niño consumido por la leucemia que desea pasar la Navidad en la casa de campo de sus abuelos. De la misma autora es Carta a los Reyes Magos, en el que vemos a una niña pedir a los Reyes que las penurias y los problemas económicos por los que atraviesa su familia se solucionen cuanto antes. Otra de las autoras, Silvia Penedo Torres, nos muestra en Los pedidos de Papá Noel, la miseria de los poblados africanos. En este caso, de nuevo es una niña la que se pone en contacto con Santa Claus para que los habitantes de su pueblo puedan tener acceso a un pozo de agua potable. La dulce y cándida sencillez de este relato contrasta con una realidad terrible y devastadora.Destaca también el emotivo Veintitrés de diciembre, de Federico Fayerman. Federico nos cuenta la historia de uno de esos tantos niños de la Guerra Civil que tuvieron que abandonar a sus padres para embarcarse rumbo a lo desconocido, y que tras varios años de forzoso exilio, regresaron a un país en el que ya nadie les esperaba.Estos argumentos enlazan perfectamente con el tema de las infancias rotas, sugerencia que Daniel Hermosel Murcia nos presenta en dos de sus textos. Del primero de ellos, El primer regalo de reyes, ya hemos hablado en Crítica Literaria (véase la reseña que en su momento hicimos de Tormenta y otros fantasmas). Tanto la temática como la imaginería del texto recuerdan mucho a esos retratos literarios escritos por Lorca. En cuanto al segundo, titulado Queridos Reyes Magos, nos encontramos con Pablo, un niño que se ve forzado a hacerse mayor antes de tiempo. Aquí vemos una infancia truncada, hecha añicos por la propia vida. Quizá sea uno de los cuentos más duros de toda la antología, asistiendo el lector al amargo espectáculo de un chaval que se niega a convertirse en adulto y que, para escapar de esa realidad que le atormenta, todavía sigue creyendo en los Reyes Magos.Al margen de las narraciones relacionadas con la Navidad, en 1 Navidad, 1 Niño, 1 Libro también podremos encontrarnos con cuentos infantiles más acordes para leerlos durante cualquier momento del año. Tal es el caso de Fernando, el caracol, escrito por Celsa Barja (y uno de mis cuentos preferidos); Hadas por Navidad, de Mª Dolores Alonso; y El Pastel de Navidad, de Mari Luz Pedreño Romanos. En estos dos últimos, el delicado mundo de las hadas se convierte en el eje central de una historia en la que la Navidad sirve de telón de fondo.Nos dejamos en el tintero La muñeca, de Harol Gastelú: las piezas navideñas de José Gómez; Spooky: el elfo travieso, de Natalia Linares... Y muchos, muchísimos más. Por supuesto, ¿cómo podríamos olvidarnos de la poesía? Es una pena que, por cuestiones de tiempo y espacio, tengamos que posponer su comentario, pero estoy seguro de que su lectura agradará al lector tanto como a mí.No podemos terminar sin antes hacer mención a las bellas ilustraciones que acompañan al libro, facilitadas por los autores desde sus respectivas webs, las cuales ya han pasado a formar parte de nuestros sitios de interés. ¡Ánimo y seguid dibujando, chicos!Ni falta hace decir que esperamos muy ilusionados a que 1 Navidad, 1 Niño, 1 Libro regrese el año que viene y que iniciativas como ésta sean una constante en la trayectoria de LibroVirtual.org.