bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Foro para escritores de Bubok

Para participar en los foros de Bubok es imprescindible aceptar y seguir unas normas de conducta básicas. Puedes consultar estas normas aquí
X
romi
Mensajes: 678
Fecha de ingreso: 25 de Abril de 2008

Los nombres, a veces no importan

5 de Febrero de 2012 a las 12:36

Bubok

Lo nombres, a veces no importan

         En su país, muy lejos de la ciudad de Granada y de la Alhambra, los amigos le decían:

- Convéncete: los nombres de las cosas, lo sitios y las personas, muchas veces, no importan nada.

- Pero si las personas, lo sitios y las cosas carecemos de nombres ¿de qué modo podremos entendernos y organizarnos?

- Eso es lógico, sin embargo, en bastantes momentos, los nombres no sirven para mucho.

- Pues yo tendré que verlo para creerlo.

Y no tardó mucho tiempo en descubrirlo claramente.

         Aquella mañana de invierno frío, con muchas nubes en el cielo y nieve en las partes altas de las montañas, donde vivía le dijeron:

- Tu destino ahora mismo ya no está ni en esta casa ni en esta ciudad ni en este país.

- ¿Y eso?

- Todos hemos decidido que tienes que marcharte de aquí.

- ¿Cuándo y a dónde?

- Mañana mismo te marcharás rumbo a la ciudad de Granada, muy conocida en el mundo entero por el gran monumento de la Alhambra.

- Pero ¿cómo en tan poco tiempo voy a organizar un viaje así y recoger y embalar mis cosas?

- Podrás, porque no te queda más remedio.

         Y solo unas horas después, a la mañana siguiente, se le vio salir del edificio donde había vivido durante mucho tiempo. Se le vio avanzar por la calle, con una pequeña maleta en las manos, se acercó al quiosco de prensa y pidió un periódico diciendo:

- Me marcho para siempre de esta ciudad y país y lo único que ahora mismo me apetece llevarme, es el periódico con la fecha de hoy y escrito en la lengua que aquí se habla.

- Pues que tengas suerte y que todo te vaya bien.  

Le dijeron al darle el periódico que había pedido.

         Poco después se le vio subir en el autobús y sentarse cerca de una pequeña con su madre. Media hora más tarde el autobús salía de la ciudad y la niña, ajena al viaje, a lo que por la ventanilla se veía e ignorante por completo a lo que en el corazón de su compañero ocurría, se puso a jugar. A un juego inocente y sin importancia pero que para ella y en ese momento, era lo más importante de cuanto existía en el mundo. Al poco le dijo al joven:

- Juega conmigo, verás qué divertido.

Y sin saber cómo ni por qué, se puso a jugar con la pequeña. Y a los diez minutos, se implicó tan sinceramente en el juego que hasta se olvidó del viaje y de los acontecimientos que le obligaban a marcharse y del lugar a donde iba.

         Pero hora y media más tarde, la madre dijo a su niña:

- Hemos llegado a nuestro destino. Prepárate que en unos momentos nos bajamos.

Le dio ella un beso al joven y le indicó lo bien que se lo había pasado jugando juntos. Y cogida de la mano de la madre, abandonaron el autobús. Se quedó él mirando y al ver a la pequeña alejarse, para sí se dijo: “Ha sido lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo y ahora, ni siquiera sé cómo se llama. Pero ciertamente que no me importa el nombre que tenga”. Se puso en marcha el autobús y al poco subía las laderas de grandes y altas montañas. Mirando por la ventanilla comenzó a llenarse de los amplios y hermosos paisajes: altas y bellas montañas cubiertas de monte, escarpadas laderas surcadas de ríos y con muchos valles verdes a sus pies. Se dijo: “Todo esto es maravilloso y nuevo por completo en mi vida. Y tampoco sé ni cómo se llaman estos lugares ni a qué país del mundo pertenecen”.

Al caer la tarde, en un lugar donde el terreno era llano y los paisajes relucían de verdes, el autobús de nuevo se paró. Miró por la ventanilla y vio y oyó a varias personas que hablaban en un idioma que desconocía. Pero sí le llamó mucho la atención comprobar como estas personas se ayudaban entre sí mientras compartían cosas. Otra vez se dijo: “Sin duda que esto será un país en algún lugar del mundo y tendrá su propio nombre. Pero yo ahora mismo ni lo sé ni tampoco me serviría de nada conocerlo”. De nuevo el autobús se puso en marcha y él se recostó en el asiento. Meditando el dolor de la despedida y el miedo a lo desconocido, se quedó dormido y al poco se vio acercándose a la mágica ciudad de Granada.  

Divisó altas montañas llenas de nieve, muchos ríos de aguas claras despeñándose por las laderas de estas montañas y al fondo, una gran llanura por donde una ciudad blanca se derramaba. Y sobre una alta colina llena de vegetación e iluminada por los rayos del sol de la tarde, vio un edificio fantástico. Grandes torres se elevaban desde él, recias murallas lo rodeaban, muchas personas en grupos grandes, más pequeños y de dos en dos, paseaban, iban y venían por entre hermosos jardines y una luz misteriosa perecía envolverlo todo. Vio el autobús surcando la carretera que, como trabada en el viento, descendía desde las altas cumbres al encuentro de la ciudad que por la vega se derramaba. Y en el asiento de sus espaldas oyó que alguien comentaba:

- Esta es la ciudad de Granada y eso que tanto deslumbra ahí, es la Alhambra. ¿A que, aunque no tuvieran nombre ni esta ciudad ni esos palacios, todo sería igual de maravilloso y desprendería la misma magia?

itziar16
Mensajes: 44
Fecha de ingreso: 2 de Octubre de 2011
  • CITAR
  • 11 de Febrero de 2012 a las 15:01
Me ha encantado y quizas tengas razón y los nombres a veces no importen.
carlosaribau
Mensajes: 2.104
Fecha de ingreso: 2 de Septiembre de 2009
  • CITAR
  • 11 de Febrero de 2012 a las 15:58
lo que alguien le ha hecho a esa foto de Granada no tiene nombre. 
DanielTurambar
Mensajes: 5.100
Fecha de ingreso: 14 de Mayo de 2008
  • CITAR
  • 11 de Febrero de 2012 a las 16:50
cita de carlosaribau lo que alguien le ha hecho a esa foto de Granada no tiene nombre. 
sí, sí lo tiene, pero es feo
raulcamposval
Mensajes: 4.218
Fecha de ingreso: 9 de Noviembre de 2009
  • CITAR
  • 11 de Febrero de 2012 a las 20:16
Turambar, "desgraciarla" no es una palabra excesivamente fea. "Putada" sí es un poco más, pero yo creo que van por ahí los tiros. 
romi
Mensajes: 678
Fecha de ingreso: 25 de Abril de 2008
  • CITAR
  • 14 de Febrero de 2012 a las 21:42

Iziart
Gracias por leer y dejar tu comentario de este relato. Y me alegro que te guste. ¿Cómo va tu gran libro de relatos? Saludos.

 

mameri
Mensajes: 1.479
Fecha de ingreso: 30 de Octubre de 2009
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2012 a las 19:10
Está muy bien. Son relatos que intentan enseñar cierta filosofía de la vida a la vez que deleitan.
itziar16
Mensajes: 44
Fecha de ingreso: 2 de Octubre de 2011
  • CITAR
  • 17 de Febrero de 2012 a las 21:28
cita de romi

Iziart
Gracias por leer y dejar tu comentario de este relato. Y me alegro que te guste. ¿Cómo va tu gran libro de relatos? Saludos.

 

De nada. Gracias por preocuparte por mi libro de relatos, de momento va bien, muy pronto terminaré el segundo (relato). Saludos a ti también.
carlosaribau
Mensajes: 2.104
Fecha de ingreso: 2 de Septiembre de 2009
  • CITAR
  • 18 de Febrero de 2012 a las 8:50
cita de romi

Iziart
Gracias por leer y dejar tu comentario de este relato. Y me alegro que te guste. ¿Cómo va tu gran libro de relatos? Saludos.

 

Tú no agradeces los comentarios. Agradeces el peloteo. Y la diferencia es de tal magnitud que no alcanzo a explicártela.
DeboraRosino
Mensajes: 30
Fecha de ingreso: 7 de Abril de 2011
  • CITAR
  • 20 de Febrero de 2012 a las 15:34
cita de carlosaribau
cita de romi

Iziart
Gracias por leer y dejar tu comentario de este relato. Y me alegro que te guste. ¿Cómo va tu gran libro de relatos? Saludos.

 

Tú no agradeces los comentarios. Agradeces el peloteo. Y la diferencia es de tal magnitud que no alcanzo a explicártela.
Nada que añadir.
nixonxavier
Mensajes: 5
Fecha de ingreso: 6 de Febrero de 2012
  • CITAR
  • 23 de Febrero de 2012 a las 23:19
"una novela aun sin titulo" 

La simplicidad del primer millón

La simplicidad del primer millón
A lo largo de 46 capítulos, Aitor Zárate nos descubre lo alejado o cerca que estamos de conocer como funciona el mundo del dinero. Nos propone ganar nuestro "Primer Millón" y nos muestra tanto las claves para conseguirlo, como soluciones para no caer en las trampas que "El Sistema" pone en nuestro camino. La Simplicidad del Primer [...] Ver libro

Autor: aitorzarate

   

¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar
¡Música para mí! 1
¡Música para mí! 1
1 libro comprado
desde MADRID