Esta web, cuyo responsable es Bubok Publishing, s.l., utiliza cookies (pequeños archivos de información que se guardan en su navegador), tanto propias como de terceros, para el funcionamiento de la web (necesarias), analíticas (análisis anónimo de su navegación en el sitio web) y de redes sociales (para que pueda interactuar con ellas). Puede consultar nuestra política de cookies. Puede aceptar las cookies, rechazarlas, configurarlas o ver más información pulsando en el botón correspondiente.
AceptarRechazarConfiguración y más información
Gastos de envío gratuitos a partir de 10 euros en Península
Buscar en Bubok

antoniovinas

Pese a lo que popularmente tiende a creerse, es inexacto suponer
que estos contratos fueron siempre detentados por simples
campesinos. Ya desde fines del siglo XVI se observa una
cierta tendencia a que los grandes propietarios, en lugar de
aforar sus tierras a humildes labriegos, lo hicieran a escribanos,
miembros del clero local y sobre todo hidalgos, realidad que se
consolida en las décadas siguientes. Estos grupos sociales, en
lugar de trabajar directamente las tierras aforadas, tendieron a
actuar como intermediarios subarrendándolas a su vez a campesinos
a cambio de sustanciosos beneficios, generalizándose
de este modo la práctica de subforo, que volvía a reproducir las
características del contrato foral inicial.
Gracias a este sistema, la hidalguía campesina, adscrita a
la tierra, es decir, que vive de y en el campo, poseedora de
sus tierras y detentadora de numerosos subforos, va a experimentar
un considerable aumento de su poder económico,
que revierte en unas mejores condiciones de vida, y también
en la potenciación de su actividad edílica, buscando
quizás emular el modo de vida de la alta nobleza. En una
palabra, se convierte a lo largo de la Edad Moderna en un
colectivo rentista y emergente cuya principal fuente de riqueza
radica en las rentas procedentes de la tierra y que será
el principal responsable de la construcción de numerosos
pazos, que se convierten en su morada más representativa.
Obviamente, junto a ella, la Alta Nobleza constituida
por los grandes linajes aristocráticos, como los Lemos, Andrade,
Altamira, Sotomayor, etc., en muchos casos, desvinculada
ya de sus casas solares y sometida a un evidente proceso
de castellanización, pero beneficiaria también de las
mejoras agrícolas que se experimentan en las tierras de su
propiedad, ayudará al desarrollo de la arquitectura pacega,
al emprender la ampliación y mejora de sus casas solares.


¿Quieres que te informemos de cómo publicar tu obra? Déjanos tu teléfono y te llamamos sin compromiso.

Introduce el nombre

Introduce el teléfono

Introduce el E-mail

Introduce un email válido

Escoge el estado del manuscrito

La finalidad de la recogida de sus datos es para poder atender su solicitud de información, sin cederlos a terceros, siendo responsable del tratamiento Bubok Publishing, s.l.. La legitimación se basa en su propio consentimiento, teniendo usted derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, tal y como se explica en la Política de privacidad

Debes validar que no eres un robot

Gracias por contactar con Bubok, su mensaje ha sido enviado con éxito. Una persona de nuestro departamento de asesoría al cliente se pondrá en contacto contigo a la mayor brevedad.
Enviar