bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

Fraude 2012

Impuestos y envío no incluidos
Compra online y recoge tu pedido gratis en nuestra tienda
Pídelo ahora y págalo contra reembolso
  • Autor: Movimiento Progresista
  • Estado: Público
  • N° de páginas: 50
  • Tamaño: 150x210
  • Interior: Color
  • Maquetación: Grapado
  • Acabado portada: Brillo
  • Descargas: 372
Ver ficha técnica completa
A lo largo de la historia de México, el manejo fraudulento de los procesos electorales ha constituido la norma más que la excepción.

Son muy pocas (notoriamente la de 1911) las elecciones que han quedado libres de sospecha. A partir de la fundación del PRI (entonces llamado PNR) en 1929, se han registrado y han quedado establecidos en el imaginario nacional al menos cinco grandes fraudes: los cometidos contra José Vasconcelos (1929), Juan Andreu Almazán (1940), Miguel Henríquez Guzmán (1952), Cuauhtémoc Cárdenas (1988) y Andrés Manuel López Obrador (2006). En consecuencia, los mexicanos de hoy hemos sido llamados “los hijos del fraude”.

Para impedir que llegara al poder, la mafia política de entonces utilizó contra Vasconcelos (a quien acompañaba primordialmente la juventud universitaria del momento) el caudillismo político-militar de los años 20 y la complicidad abierta de la Embajada Norteamericana; contra Almazán se emplearon medios políticos y policiaco-militares; contra Henríquez Guzmán se echó mano de todos los recursos políticos y financieros de un sistema que por aquellos días se aproximaba a su cenit; contra Cuauhtémoc Cárdenas se utilizaron, además de toda la fuerza del aparato político, la burda manipulación de los votos y los vergonzantes acuerdos postelectorales entre el PRI y el PAN; contra López Obrador se dio en 2006 la alianza grosera de los poderes fácticos, incluida la pareja presidencial en turno, con las autoridades electorales que traicionaron su vocación y desacreditaron, quizá irremediablemente, la institucionalidad democrática de México. Lo que ha variado en cada caso, radicalmente, es la forma y los medios que se han utilizado para violentar la voluntad popular. (HV)
...[Leer más]
No existen comentarios sobre este libro Regístrate para comentar sobre este libro