bubok.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y a recordar sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Ver política de privacidad. OK
Buscar en Bubok

daironorduz

un hombre que va al bosque para vivir lejos de la ciudad pero le pasa una serie de hechos que lo llevan hacer cosas ineditas y que luego una criaturas extañas lo azotan en medio de una tormenta.

Date: 23 febrero, 2000Author: federicorudolph               109 Votos

 


Adentro, El Hombre se encontraba nuevamente junto a la ventana, al abrigo de las pocas llamas que todavía quedaban en el hogar al cual ya no alimentaba, escuchando atentamente el incesante soplido, buscando en los sonidos que llegaban a su morada, esperando.

A lo lejos, nuevamente el murmullo del viento traía consigo los vestigios de aquellos aullidos que le atormentaban y que poco a poco, lentamente, consumían su alma.

Afuera, La Criatura, olfateaba, buscaba, y siempre se acercaba más y más. Sin temor, sin miedo, sólo instinto.

– Maldita tormenta. Pensó.
– Sí no hubiéramos encallado hace seis meses. No sé cómo puede durar tanto este viento.

El Hombre, mascullaba, temía, pensaba, quizá su fin estaba cerca. Sus amigos, compañeros, no habían podido sobrevivir.

– Es astuta, muy astuta. Primero eliminó a los más débiles, Scott, se había fracturado la pierna y no podía caminar. Luego David, fue su miopía. Y así el resto.

– Ahora me quiere a mí. Acabó con las reservas y después me alejó de la base. Estoy empezando a sentir la fatiga a causa del hambre, aunque todavía tengo suficiente líquido. Debo guardar fuerzas hasta el último momento.

La mente del Hombre trabajaba constantemente, calculando, resolviendo el problema. Mientras, afuera, La Criatura se acercaba, cada vez más y más.
Ahora, el Hombre, podía escuchar sus latidos, olerla, como ella lo olía a él, poco a poco también fue capaz de ver dentro de ella, su mente, sus pensamientos.

– No, no lo lograrás, voy a terminar contigo de una vez, nunca vas a tenerme. Nunca.

Entonces, La Criatura derribó con sus uñas la puerta de madera, la que se quebró indefensa ante su fuerza, brutal, desmedida.

Sin compasión atizó su enorme mano sobre El Hombre, y éste retrocedió, sangrando, pero aún con vida.

La Criatura, desconcertada, avanzó por segunda vez y desplegó sus afiladas garras sobre El Hombre.

El disparo retumbó en medio del bosque, en medio de la tormenta. La Criatura cayó, derribada cuan larga era sobre el piso de madera, sin hacer demasiado ruido. Estaba muerta.

Se acercó, pues, y temeroso, aún, comenzó a auscultarla. Debía de medir no menos de dos metros y medio de altura, su pelaje era más bien oscuro, como de lobo, y los dientes, jamás habría concebido la idea de esos dientes, largos y extremadamente afilados, al igual que aquellas uñas. No podía ver bien su color, el fuego comenzaba a apagarse, marrón o quizá algo negro, no lo sabía con certeza. Eso sí, el temor volvió a su cuerpo luego de que se acercara a su rostro y contemplarlo fijamente. Esos ojos, rojos como el fuego que se debilitaba dejaban ver aún una mezcla de maldad e ira incalculable, inmensa. Jamás olvidaría ese rostro. Espantoso, como la tormenta que soplaba afuera, adentro, en todas partes.

Y de pronto recordó, la puerta estaba rota, la puerta.

Las otras Criaturas se alzaron silenciosamente a su espalda y se disputaron el cuerpo sin vida, como chacales o hienas, desmembrándolo, poco a poco, hasta que sólo quedó un charco de sangre y huesos bañados de rojo, como el fuego que se extinguía.

Cuando acabó el festín, las Criaturas giraron al unísono sus cabezas y penetraron en los ojos del Hombre, pero este ya había cargado el arma y la descargó una y otra vez sobre ellas.

Los disparos retumbaron nuevamente en medio del bosque, pero la tormenta ya se había ido, quien sabe cuando.

El viento cesó, el silencio inundó el cuarto y el Hombre partió hacia fuera, no se detendría hasta alcanzar la nave que le había llevado a ese lugar de desolación y crueldad insospechada. La nave estaba reparada hacia meses, pero no podían partir hasta que el viento, la tormenta, acabara.

No se detuvo, no sabía lo que el fin de la tormenta depositaría en el camino, la senda que le regresaría nuevamente a su casa, su familia, la seguridad de los suyos.

Avanzo, y avanzó, corriendo, hacia la libertad, la nave.

A lo lejos, alcanzó a vislumbrar la cúpula transparente. Habían pasado horas, minutos, segundos, no podía establecerlo exactamente. Ningún peligro se había presentado en su carrera.

Faltaban metros, centímetros, milímetros para alcanzar la puerta; y entonces, lo sintió sobre su cabeza, sus ojos, sus manos descubiertas: el frío. Los copos de nieve empezaban a caer nuevamente, otra vez la tormenta; y antes de que alcanzara a abrirla, el viento se cernió con furia sobre él, impidiendo que escapara, que huyera. Y con la nieve y el viento y la tormenta: otra Criatura.

Cargo su arma y esperó. El fin del Hombre, o de La Criatura estaban cerca.

Otros libros que pueden interesarte

La librería Bubok cuenta con más de 70.000 títulos publicados. ¿Todavía no encuentras el tuyo? Aquí te presentamos algunas lecturas recomendadas basándonos en las valoraciones de lectores que compraron este mismo libro.
¿No es lo que buscabas? Descubre toda nuestra selección en la librería: ebooks, publicaciones en papel, de descarga gratuita, de temáticas especializadas... ¡Feliz lectura!

Bubok es una editorial que brinda a cualquier autor las herramientas y servicios necesarios para editar sus obras, publicarlas y venderlas en más de siete países, tanto en formato digital como en papel, con tiradas a partir de un solo ejemplar. Los acuerdos de Bubok permiten vender este catálogo en cientos de plataformas digitales y librerías físicas.
Si quieres descubrir las posibilidades de edición y publicación para tu libro, ponte en contacto con nosotros a través de este formulario y comenzaremos a dar forma a tu proyecto.